Es muy importante debido a que muchos de los relieves estaban policromados. El templo de Teotihuacan es muy resaltante por sus pinturas y murales así como también lo son las pinturas encontradas en unos de los palacios de Mitia.

Los colores van a variar según la edificación, por ejemplo, en las paredes exteriores se usan el rojo, negro y amarillo y en el interior se combinan para adquirir diversos matices.

Los llamados Códices que se conservan aun en la actualidad son manuscritos donde se encuentran importantes obras de la pintura mexicana precolombina. Estos códices están hechos de fibra de Maguey o de piel de ciervo y están cubiertos por una pasta hecha con caliza; se encuentran doblados en forma de acordeón. Se suelen pintar por ambos lados con colores como el rojo, el negro o brillantes.